Can Yaman

Abandonado a su suerte,lleno de heridas y delgado y con un miedo que le temblaba todo el cuerpo cada vez que te acercabas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *